A lo largo de nuestra amplia trayectoria como abogados de familia en Madrid Centro nos hemos encontrado con muchas personas que no tenían muy claras las diferencias existentes entre la separación matrimonial y el divorcio. Por este motivo, nos gustaría aprovechar este espacio para contaros las diferencias básicas entre ambos.

Cuando una pareja o uno de los cónyuges contrata nuestros servicios como abogados de familia en Madrid Centro, la primera cuestión que procuramos aclarar es si desean presentar una demanda de separación o de divorcio, ya que los procedimientos y sus consecuencias son diferentes. Antes de que se aprobara la famosa ley del divorcio express, era necesaria la separación para poder solicitar posteriormente el divorcio, pero a día de hoy no es un requisito obligatorio.

La separación matrimonial sólo implica la suspensión de la convivencia reconocida legalmente con el matrimonio. No supondrá por lo tanto el fin de la unión, sino simplemente el fin de la vida en común. Con la separación queda disuelto el régimen de bienes gananciales si lo hubiera, las donaciones hechas a favor del otro y la posibilidad de heredar.

Por otro lado, el divorcio implica la disolución del vínculo matrimonial permitiendo a los dos miembros divorciados contraer matrimonio con otras personas. Cuando dos personas se divorcian se disuelve su régimen económico, la posibilidad de heredad. La custodia de los hijos, la patria potestad y el régimen de mantenimiento de los mismos quedará bajo el convenio regulador que determine un juez.

En la actualidad, el único requisito común para solicitar ambas fórmulas es que hayan transcurridos 3 meses desde el momento en el que se produjo el matrimonio.

En Lucas Franco Abogados encontrarás la profesionalidad de un gran equipo de abogados y la experiencia de más de 35 años en el sector de la abogacía.